Microrrelato #9 – Unanimidad

1 comment

Fue entonces cuando la Naturaleza se rebeló. Empezó a talar de raíz grandes bosques de edificios, abrió su hasta entonces hermética compuerta dando paso a los rayos ultravioleta, devolvió educadamente a las ciudades los desechos que el mar había recibido y que no le pertenecían, alteró el hábitat de los seres humanos e impuso su ley, creando una jurisprudencia que estaba por encima de cualquier código o gobierno. La Naturaleza, que era sabia, paciente y poco rencorosa, intentó hacer un trato con los humanos. Les dio a elegir entre dos opciones: quedarse eternamente conviviendo con ella, siempre y cuando siguieran sus reglas a raja tabla, o seguir incumpliéndolas y vivir sólo unos pocos años más. Muchos, conscientes de las consecuencias, se adaptaron y comenzaron a cambiar sus hábitos, fieles a los dictados de la Naturaleza. Otros, excusándose en que ellos y sus allegados no lo vivirían, eligieron la segunda opción. El problema era que la Naturaleza no entendía de mayorías o de conceptos como la democracia. La unanimidad de la raza humana era la única manera de llegar a un acuerdo con ella. Así se lo transmitió una y otra vez, importunando incluso a aquellos más pobres y respetuosos. A día de hoy y estancados en la segunda opción, la Naturaleza sigue, cada vez menos paciente, esperando una respuesta distinta. Y unánime.

BeatrizMicrorrelato #9 – Unanimidad

1 comment

Join the conversation
  • Jorge - febrero 8, 2021 reply

    Se usar bien el punto y la coma, solo están me faltaba comprender los puntos y comas en el ión largo. Creo que practicaré con algunas narraciones, están esperando que les meta mano. Gracias, me han ayudado bastante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *